Vida de Patólogo

INICIO > Vida de Patólogo

LA IDEA DE UNA FEDERACIÓN DE PATÓLOGOS MEXICANOS

Cuando en el curso de los acontecimientos humanos se hace necesario para un grupo disolver  los lazos políticos que lo unían a otros y asumir entre los poderes terrenales el sitio de independencia e igualdad al que lo obligan Dios y las leyes de la Naturaleza, el respeto debido a las opiniones del género humano requiere que declare públicamente las causas que lo impulsaron a la separación.

Thomas Jefferson.
Declaración de la Independencia, junio de 1776.

Texto originalmente publicado en 2004 en el boletín Evolución (número 2) de la Federación de Anatomía Patológica de la República Mexicana, A.C.

Aunque han transcurrido un poco más de dos años desde que se firmó la Acta Constitutiva de la Federación de Anatomía Patológica de la República Mexicana, A.C., los motivos de su fundación y los objetivos que persigue son todavía ignorados, vagamente comprendidos e incluso malinterpretados por un número significativo de patólogos en todo el país. Sin embargo, no es poca cosa lo que se ha escrito y publicado sobre el particular y merece la pena hacer una revisión rápida de todo ello. La idea de crear una federación que coordinase a las diferentes agrupaciones de patólogos que han surgido en el país no es reciente, pues fue planteada por primera vez en 1979 por el Dr. Ruy Pérez Tamayo y la Dra. Cecilia Ridaura Sanz, en el marco del 25 aniversario de la Asociación Mexicana de Patólogos.

Aunque este tema fue tocado ocasionalmente por los integrantes de las mesas directivas de la AMP en los siguientes 20 años, no fue sino hasta el Congreso Nacional celebrado en Veracruz en mayo de 1998, cuando patólogos de varias partes del país, coordinados por los doctores Eduardo López Corella, José de Jesús Curiel Valdés y Fernando E. de la Torre Rendón, propusieron la creación de una organización que representase a los patólogos ante las instancias jurídicas, fiscales y sanitarias, defendiese los intereses comunes ante otros gremios y dirimiese los conflictos internos  

Los detalles de su propuesta fueron publicados en el Boletín de la AMP, n° 54, abril de 1999, donde señalaron: “La aglutinación en algún tipo de organismo destinado a defender nuestros intereses como médicos especialistas es impostergable”. Su propuesta no cayó en saco roto y en febrero de 1999, un grupo de patólogos provenientes de varios puntos de la geografía nacional participaron en un seminario de patología quirúrgica en Monterrey, NL, discutieron la conveniencia de crear una federación de agrupaciones de patólogos  e hicieron una invitación formal para constituirla que se publicó en el mismo número del Boletín de la AMP. En él destaca la necesidad de replantear la organización nacional del gremio “...debido al creciente número de patólogos en el país, a la diversidad de actividades de la especialidad, a la existencia de numerosas agrupaciones y a la necesidad de interacción”, por lo que “la figura de una federación de agrupaciones de patólogos parece ser la opción más viable”.

Con el fin de perfilar los estatutos de la nueva federación, se dieron varias reuniones en la Casa Universitaria del Libro (UNAM), en la Colonia Roma de la Ciudad de México. El anuncio de la creación de la federación de agrupaciones de patólogos de la República Mexicana fue leído en la asamblea general de la AMP durante el XLII Congreso Nacional (mayo de 1999, Chihuahua, Chih). y se publicó en el Boletín de la AMP, n° 55, julio de 1999. En este mismo número, fueron publicadas las “Reflexiones sobre la propuesta de la constitución de la Federación de Agrupaciones de Patólogos", escritas por la Dra. Cecilia Ridaura y que invito a que leamos todos, ya que expone con  gran sencillez y claridad las ventajas que tiene una federación para el gremio los patólogos en general y para la propia AMP en particular. Por si esto fuera poco, en la última página de este mismo número 55 del Boletín de la AMP, su mesa directiva en funciones, encabezada por el Dr. Jesús Aguirre García, convocó a una asamblea extraordinaria a celebrarse en el auditorio del Hospital Infantil de México el 20 de agosto de 1999, “con el objeto de tomar decisiones acerca de la relación que tendrá la Asociación que nos representa con la Federación de Agrupaciones de Patología”. En esta asamblea extraordinaria se suscitaron fuertes discusiones sobre las relaciones entre la Federación y la AMP que, entre otras cosas, desembocaron en la salida voluntaria del proyecto de la Federación de los patólogos regiomontanos y yucatecos.

A pesar de todo, la Federación ha nacido con la vocación y el poder legal para representar a todas las agrupaciones estatales o regionales de patólogos mexicanos ante todo tipo de instancias, incluyendo las gubernamentales y tiene como objetivo primordial impulsar el desarrollo de nuestra especialidad en todo el país, promoviendo la creación de agrupaciones estatales o regionales que tengan una vida académica propia. Durante la asamblea ordinaria de la AMP que se celebró en el seno del XLIII Congreso Nacional (mayo de 2000, Torreón, Coah.), se aceptó por unanimidad la afiliación de la AMP a la Federación y se informó la conformación de su primera mesa directiva, cuyo presidente ha sido el Dr. Sergio Sánchez Sosa. En el Seminario Tomás Velázquez que se celebró en San Luis Potosí en octubre de 2000, se firmó la Acta Constitutiva de la Federación de Anatomía Patológica de la República Mexicana, A.C. Estos puntos pueden consultarse en el Boletín de la AMP, n° 57, enero de 2001, ejemplar que también contiene una carta de los integrantes de la Sociedad de Patólogos del Sureste y una respuesta a la misma del editor del Boletín, el Dr. Óscar Larraza Hernández. Durante el XLIV Congreso Anual (mayo 2001, Acapulco, Gro.), se llevó a cabo la primera reunión de delegados de la Federación. En ella, se acordó elaborar un boletín propio y se nombró a Luis Muñoz Fernández como su editor. En acuerdo con la AMP, se decidió coorganizar los Congresos Nacionales de Ixtapa (2002) y de Guadalajara (2003).

Habrá que agregar que, en el momento de su creación hace casi 50 años y durante varias décadas, la AMP pudo fungir como el órgano de representación nacional del gremio porque la mayor parte de los patólogos mexicanos radicaba en el Distrito Federal y era muy pocos lo que ejercían la especialidad fuera de sus límites. En esta situación, era completamente lógico que la mayor parte de sus actividades académicas se celebrasen en la ciudad de México y que sus mesas directivas (salvo la única excepción que confirma la regla) estuviesen integradas solamente por patólogos del D.F. Desde hace varios años y como queda demostrado, las condiciones son distintas y esta forma de organización gremial es insuficiente.

¿Qué distingue a la Federación de la Asociación Mexicana de Patólogos? Su carácter verdaderamente nacional ante el gremio y ante las instancias gubernamentales, ya que la figura de la Federación tiene un peso legal específico del que carece la Asociación. Otro rasgo distintivo de la Federación es que afilia agrupaciones estatales o regionales y no individuos. Por ello, la Federación procura que los patólogos de todo el país se organicen en agrupaciones estatales o regionales con su propio programa académico y que su representación en el consejo directivo de la Federación sea a través de un delegado. De esta manera, en la toma de decisiones la influencia de cada delegado es equivalente, independientemente del número de miembros que tenga su agrupación estatal o regional. 

La Federación de Anatomía Patológica de la República Mexicana es la forma de organización que nos exigen los tiempos actuales, que nos merecemos los patólogos de México y que, sin embargo, sólo podremos disfrutar si nos sumamos a ella y trabajamos para fortalecerla desde cada uno de los puntos de la geografía nacional.

blog comments powered by Disqus